Carrito de compras

Guía para tener una buena sesión de sexting

publicado por Alejandra Aviña el
Guía para tener una buena sesión de sexting

Si eres de lxs que piensa que el sexting son sólo mensajes cachondos, esta guía es perfecta para que conozcas este delicado arte en todo su esplendor.

Porque seamos honestxs, las palabras pueden ser tan excitantes como un beso. Incluso, una foto sexy o un mensaje subido de tono puede mantenerte en la mente de esa persona especial e incrementar el deseo.

Para eso, hemos creado una guía que principiantes y expertos pueden aprovechar por igual.

 

  • La palabra mágica es consentimiento

  • Nunca está de más decir que se trata de una práctica muy íntima que sólo debes realizar con una persona a quién le tengas confianza. Si algo no te gusta, dilo sin miedo.

     

  • Sé curiosx

  • Entrarle al dirty talk es un gran reto. Puedes comenzar a crear el mood con una pregunta o con recuerdos de encuentros pasados. “¿Qué te gustaría hacerme?”, “No he dejado de pensar en lo que hicimos la última vez, muero por repetirlo”.

     

  • El secreto está en los detalles

  • Sé tan descriptivx y específicx como puedas para lograr que tu pareja eche a volar su imaginación. Y si no sabes qué escribir, usa un gif sugestivo o aplica la vieja confiable: ¿qué traes puesto?

     

  • Aumenta poco a poco la intensidad

  • Comienza con un par de mensajitos cashondos y, al igual que los Lust Toys, incrementa sutilmente la intensidad. 

     

  • Sé creativo

  • Juega con gifs, emojis, fotitos sensuales, posturas, lugares fuera de lo común, recurre a olores, dile qué te gustaría hacerle.

     

  • Honestidad ante todo

  • No hagas nada que te haga sentir incómodx o presionadx. La honestidad siempre es la mejor opción para evitar malos entendidos.

     

  • Double check

  • Revisa súper súper bien a quién le envías el mensaje antes de presionar send y asegúrate que la otra persona esté disponible, ¿y si está viendo un video en su teléfono con sus amigos?

     

    El sexting puede ser un reto, pero al final debe ser divertido y un espacio de confianza para que expreses tus verdaderos deseos sin vergüenza. Si lo intentas y no te convence, no te preocupes, hay muchas otras opciones que puedes probar para darle un giro a tu relación y evitar la temible rutina.

    Enjoy!

    Publicación anterior